Navarra!

Destino Turístico Gastronómico Internacional

Navarra te abraza con su naturaleza exuberante, desde los verdes y frondosos bosques de la Sierra de Urbasa hasta el sobrecogedor desierto de las Bardenas Reales. Navarra es su legado de arte y cultura, con su Castillo de Olite o su Camino de Santiago.

Con una cocina tradicional exquisita, con 4 restaurantes galardonados con 5 estrellas michelín  y sus jóvenes Zaldicook, maestros de la huerta navarra y apasionados por los productos navarros.

¡No te la pierdas!

Pamplona!

Tudela y la Ribera de Navarra!

Tierra Estella!

Valle del Roncal!

Lodosa – Mendavia!

Olite – Zona Media!

Baztán – Bidasoa!

Qué ver en Navarra

Situada en el norte de la Península Ibérica, esta pequeña región de España cautiva por el carácter acogedor de sus gentes, junto a los contrastes paisajísticos que van desde los verdes bosques de la Selva de Irati hasta el desierto de las Bardenas Reales.

Junto a esa noción existen las hermosas villas medievales de Olite y Ujué, sin olvidar la bella capital Pamplona, una ciudad que también está llena de lugares donde probar los deliciosos pintxos y platos tradicionales como los pimientos del piquillo, la chistorra, el cordero chilindrón, el bacalao ajoarriero o las truchas.

¿Qué hay que ver en Navarra?

Navarra y la cultura del norte

La mejor manera de visitar esta región es realizar una ruta circular en coche, de entre 5 y 7 días, que se incrementará en función del número de rutas de senderismo que incluya en sus tres parques naturales.

La época ideal para viajar a Navarra es entre abril y octubre, cuando el tiempo es más agradable y llueve menos, aunque si quiere disfrutar al máximo de los paisajes le recomendamos que la visite en otoño, cuando los bosques se tiñen de multitud de colores.

Para visitar y conocer bien Navarra, hay algunos lugares imprescindibles que no se puede perder.

Lesaka

Conocida como la “Pequeña Venecia”, Lesaka es uno de los pueblos más bonitos que se pueden encontrar en el norte. Con más de 20 canales, este pueblo, lleno de historia, está construido sobre casas señoriales llenas de color y magia. Su olor añejo te enamorará del Pirineo navarro.

Aquí podrá disfrutar de la Iglesia de San Martín de Tours, considerada una de las más importantes de Navarra. Además, cuenta con un magnífico retablo y un órgano declarados Bien de Interés Cultural.

También podrá sumergirse en las páginas negras de la historia, ya que en esta localidad se encuentra “El Pillirik”, una columna de piedra en forma de cruz, donde se colgaba por la lengua a los que habían cometido algún pecado y a los que blasfemaban contra la Iglesia. Como castigo público, también se ataba a los niños que se habían portado mal.

Parque de las Bardenas reales

Comenzamos con uno de los enclaves más emblemáticos y espectaculares de toda la comunidad: el Parque Natural de las Bardenas Reales. Es increíble pensar que una serie (para ser totalmente exactos: Juego de Tronos) lo puso definitivamente en el mapa.

Lo ideal es comenzar la visita en el Centro de Información del Parque y dejarse asesorar por el personal en todo lo que pueda. La ruta clásica se puede hacer en coche (unos 30 km de carretera circular) que pasa por miradores, barrancos y senderos que te catapultarán a un mundo que ni siquiera habías imaginado. Y menos aún en el norte de España.

Milagro

Milagro se encuentra en la Ribera de Navarra. Un pueblo lleno de historia ya que en esta pequeña localidad se han encontrado varios restos romanos, concretamente una tumba funeraria romana y un fragmento de anillo de hierro.

Famoso también por sus cerezas, este pueblo tiene varios lugares escondidos que tendréis que descubrir por vosotros mismos.

Caminando por la orilla del río hacia el sur, pasando por la depuradora, y justo antes de llegar a la confluencia entre los ríos Ebro y Aragón, podrás disfrutar de una de las mejores vistas de esta localidad y refrescarte en esas frías aguas al mismo tiempo.

Este destino es ideal para aquellos que buscan remojarse en el calor del día o simplemente soñar bajo un cielo totalmente despejado a orillas de aguas tranquilas mientras se contemplan los sonidos de la naturaleza que le rodean.

Tudela

Tudela, la segunda ciudad más grande de Navarra, es una parada muy recomendable por numerosas razones. La primera es que, entre sus murallas, convivieron pacíficamente musulmanes, mozárabes y judíos durante unos 400 años, lo que influyó en la cultura y la arquitectura de la ciudad.

Otra razón para visitar esta singular ciudad, es que Tudela bien podría ser conocida como “la capital de las verduras”: aquí se cultivan y cocinan algunas de las mejores verduras de España, especialmente alcachofas, espárragos, acelgas, guisantes y cogollos de lechuga.

Petilla de Aragón

Es conocida como la isla de Navarra, ya que se encuentra fuera de las fronteras de la comunidad. Enclavada en el corazón de Aragón, Petilla de Aragón es la cuna de Santiago Ramón y Cajal, uno de los científicos más importantes del mundo.

Aquí podrá ver monumentos como la Parroquia de San Millán, construida en el siglo XIII con un estilo gótico, y la Capilla de San Antonio, que se encuentra en el enclave de Los Bastanes.

Para los amantes de la naturaleza, existen varios senderos para realizar rutas de senderismo y perderse entre pinos, hayas y robles mientras disfruta de las exuberantes vistas de las cumbres del Pirineo y de la Sierra de Santo Domingo.

Gastronomía de Navarra

La gastronomía navarra es tan rica en productos de alta calidad que, sin duda, es famosa en toda España y Europa, siendo una de las mejores de ese continente.

Desde las montañas del Pirineo hasta las huertas del sur de la región.

Decir Navarra es pensar en productos frescos y variados; carnes de gran calidad, verduras, y aunque no tiene costa, el pescado no es precisamente mediocre, al contrario.

La gastronomía navarra, aunque tiene su estilo propio, ha tenido mucha influencia de otras regiones vecinas como Euskadi, Rioja, Aragón e incluso de la cocina francesa. Esta idea resulta muy atractiva e interesante para mucha gente, haciendo las delicias de todos los amantes de la gastronomía universal.

La gastronomía navarra debe dividirse entre el norte y el sur.

La zona norte de Navarra es conocida por sus platos de carne y sus productos más calóricos debido a su clima, como la chistorra, el cordero, el queso o la ternera.

En la zona sur, sin embargo, destaca la huerta de la Ribera Navarra y sus productos como las alcachofas, los espárragos o los pimientos.

La historia nos cuenta que ya en el siglo XII, en el libro quinto del Códice Calixtino, se mencionan los platos típicos de Navarra en la que se dice que es la primera guía de viaje para los peregrinos a Santiago de Compostela, cuya ruta pasaba por buena parte del Reino de Navarra.